Novedades editoriales

19 de septiembre de 2017

El Templo de Debod vuelve a abrir sus puertas


El Templo de Debod, que ha cerrado por los problemas de climatización, ha vuelto a abrir sus puertas a los visitantes hasta que las condiciones climáticas lo permitan.

El Ayuntamiento de Madrid acometerá, de febrero a mayo, los trabajos definitivos de remodelación del sistema de refrigeración, sin cerrar el Templo, para actualizar un sistema de climatización obsoleto y posibilitar su apertura en épocas de mucho calor o mucho frío, según fuentes municipales.

Ahora, se podrán visitar el Vestíbulo de Augusto, la Capilla de Adijalamani, el Vestíbulo del Naos, las capillas laterales y la sala del audiovisual, así como la terraza del Templo.

No se permitirá la visita en grupo a su interior y el aforo quedará limitado a quince personas que podrán visitar esas salas durante un tiempo máximo de treinta minutos.

Los horarios de visita son de martes a domingo y festivos de 10.00 a 20.00, siendo el último pase de visita quince minutos antes del cierre.

"Estamos poniendo todo nuestro esfuerzo para poder ofrecer las visitas al templo porque conocemos el interés que hay, por eso estamos deseando que terminen las obras y que por fin el templo de Debod se pueda disfrutar en cualquier época del año", ha explicado a Efe la directora general de Museos, Archivos y Bibliotecas, Belén Llera.

Además, Llera ha precisado que habrá una licitación para realizar una renovación del discurso museológico y actualizar la manera en la que se presentan los contenidos al público.

En la comisión de Cultura y Deporte del Consistorio madrileño, la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, anunció ayer que la licitación para los trabajos definitivos que remodelarán el sistema de refrigeración se publicará esta semana en el Boletín Oficial del Estado.

La UJA organiza una escuela arqueológica en Egipto junto al Ministerio de Antigüedades


El Proyecto Qubbet el-Hawa de la Universidad de Jaén, en colaboración con el Ministerio de Antigüedades de Egipto, organizan una escuela arqueológica de campo en la necrópolis de Asuán, donde el equipo dirigido por el doctor en Egiptología de la UJA Alejandro Jiménez trabaja desde hace casi una década. Esta escuela de campo corta es un programa intensivo de formación sobre arqueología egipcia, que hace hincapié en la formación en este proyecto arqueológico multidisciplinar. Este curso se plantea como un campo de trabajo teórico-práctico, que tiene como principales objetivos el aprendizaje y la comprensión de la excavación arqueológica, así como de los métodos de investigación utilizados en Egipto.

Durante su realización, el alumnado aprenderá los elementos metodológicos necesarios para realizar excavaciones y trabajos de investigación relacionados con la egiptología, que serán dirigidos por especialistas en sus diferentes áreas. Además, se dotará a cada estudiante de las herramientas necesarias para la aplicación de la metodología arqueológica, tanto en clases teóricas, como durante el trabajo de campo, enfrentándose a las distintas situaciones que surgen en el día a día de una excavación. Los estudiantes adquirirán conocimientos sobre la historia del Antiguo Egipto, especialmente durante el Reino Antiguo y Medio (2200-1750 a.C.), fechas en las que el yacimiento Qubbet el-hawa fue utilizado como necrópolis de la elite provincial. El alumno podrá reconocer de forma general los materiales propios de cada momento histórico y su tecnología, así como su funcionalidad y contexto.

Este curso de postgrado está dirigido a graduados, tanto españoles como egipcios o de cualquier otra parte del mundo. Las clases y actividades se realizarán en la Universidad de Jaén y las obras y prácticas arqueológicas tendrán lugar en Egipto durante cuatro semanas, en los meses de marzo a abril del próximo año. El plazo de inscripción para participar está abierto hasta el 30 de septiembre y puede consultarse más información en la página web del proyecto.

10 de septiembre de 2017

La tumba del orfebre del dios Amón resucita en una colina de Luxor


El rastro de Amenemhat, un orfebre del dios Amón, ha resucitado este sábado en las arenas de Luxor, la Tebas faraónica. Una suerte de sacerdote del antiguo Egipto que guardaba en las estancias de su tumba una vasta colección de máscaras funerarias, cerámica, figurillas y esqueletos. Un tesoro con 3.500 años de antigüedad que aún esconde secretos por descubrir.

"Se trata de un hallazgo científico relevante que firma una misión egipcia. El equipo comenzó sus trabajos en abril y ha continuado durante todo el verano, en condiciones realmente duras", ha relatado el ministro de Antigüedades egipcio Jaled el Anani bajo un sol de justicia en las inmediaciones de la oquedad.

El enterramiento está ubicado sobre la falda norte de la pedregosa colina de la necrópolis de Dra Abu el Naga, en la orilla occidental de Luxor, a escasos metros de donde excava el proyecto español Djehuty del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En el páramo reposan nobles y altos funcionarios de la corte faraónica.

El lugar del descanso eterno de Amenemhat -ligado al dios del poder creador- tenía su acceso en el patio de otra tumba ya excavada del imperio medio, la Kampp 150. La entrada conduce hasta una estancia cuadrada. En uno de sus muros, un nicho cobija los restos de una estatua con algunos de sus colores originales que representa al dueño del enterramiento y su esposa. El orfebre, que vivió durante la dinastía XVIII (1550-1295 a.C.), aparece sentado en una silla de alto respaldo en compañía de su cónyuge, que luce peluca y vestido largo. Entre sus piernas, a menor escala, una escultura retrata a uno de sus hijos.

El plano de la tumba continúa a siete de metros de profundidad, en las entrañas de un pozo al que se accede por unas escaleras colocadas por la expedición. En las estancias, angostas y húmedas, un puñado de empleados sigue auscultando el terreno. "Hemos hallado un gran número de objetos de la colección funeraria como cerámica, joyas, conos funerarios, máscaras funerarias o ushebtis [figurillas funerarias colocadas en las tumbas del Antiguo Egipto con la creencia de que sus espíritus trabajarían para el difunto en la otra vida]", ha detallado Al Anani.

En los alrededores de la cámara principal de la tumba, el equipo ha localizado restos en piedra caliza de una mesa de ofrendas, sarcófagos de las dinastías XXI y XXII -decorados con jeroglíficos y escenas de deidades del Antiguo Egipto y dañados durante el periodo tardío- así como una extensa colección de esqueletos humanos. La presencia de medio centenar de conos funerarios esparcidos por las estancias ha disparado las expectativas del equipo, que especula ya con la aparición de nuevas tumbas.

3 de septiembre de 2017

Seminario: El Libro de los Muertos. El eterno viaje del alma al Más Allá


Tras un breve recorrido por los textos funerarios de los antiguos egipcios anteriores al Reino Nuevo, el discurso se centra en los escritos mágicos a partir de finales de la dinastía XVII en adelante, presentando los mismos y focalizando la atención en el denominado “Libro de la salida hacia la luz del día”. Este documento, repleto de conjuros para garantizar la protección constante del difunto, en su largo recorrido por distintos espacios, tanto interestelares como bajo tierra, es una apasionante guía repleta de consejos e informaciones vitales para lograr superar todos los peligros que acechan, en cada momento, la integridad del alma del finado.

El seminario permitirá descubrir y ahondar en toda una serie de postulados considerados vitales para la consecución de la inmortalidad, además de profundizar en los aspectos mágicos y en los rituales, llevados a cabo tanto en la tierra como en el cielo, que permitían garantizar una vida eterna dentro del sagrado océano cósmico situado en el mundo de lo no manifestado. Se ahondará en los mecanismos indispensables de acción y reacción que permitían lograr una total interacción entre el mundo de los vivos y el reino de los cielos. Todo ello posibilitará descubrir cómo era concebido realmente el paraíso, además del papel indispensable que jugaban el conocimiento de los conjuros y la magia que debía aplicarse en cada momento, situación y lugar.

Acceder al Más Allá no era tarea fácil. Un camino largo y repleto de peligros ponía en jaque el porvenir de todo individuo. Los textos, las aptitudes, los potenciales, la destreza y habilidades de cada persona, formaban parte indispensable del largo viaje hacia la fuente primigenia, lugar inagotable de vida donde nada comienza ni nada acaba. La lectura de algunos de los conjuros pertenecientes a los libros mágico-funerarios del momento complementaran los aspectos presentados, además de proporcionar una imagen global de las ideas escatológicas de la época de los faraones.

Seminario impartido por la Dra. Dª Emma González Gil, Doctora en Historia Antigua de África, especialidad: egiptología. Universidad de Barcelona.

Máster en Estudios Orientales, especialidad Egiptología. Universidad de Barcelona – Instituto Interuniversitario del Próximo Oriente.

Ha participado en un significativo número de simposios tanto nacionales como internacionales relacionados con estudios egiptológicos, así como en seminarios de antropología física, arqueología funeraria y formación en patrimonio cultural. Responsable del Área Pedagógica y profesora de historia, literatura, período Predinástico, arte y arqueología, así como de la asignatura de cultura y sociedad dentro de la Escuela de Egiptología del Museu Egipci de Barcelona – Fundación Arqueológica Clos.

Ha realizado excavaciones tanto en la península ibérica como en Egipto. Cabe destacar los trabajos llevados a cabo en la Necrópolis Sur de Amarna (Egipto Medio): Amarna Project – Universidad de Cambridge, bajo la dirección del Dr. Barry Kemp y la Dra. Anna Stevens (subdirectora) año 2012, y en Kom el-Ahmar , Sharuna, (Egipto Medio), bajo la dirección del Dr. Farouk Gomaa. Museu Egipci de Barcelona & Aegyptisches Institut of Tübingen Universitat, año 2008. Comisaria de un importante número de exposiciones versadas en el antiguo Egipto y otras civilizaciones antiguas de la historia de la humanidad como sería el caso de “Palabras Divinas. De los jeroglíficos a la Egiptología”, Museu Egipci de Barcelona (2005).

Ha realizado gran número de seminarios de temática egiptológica que abarcan aspectos del período Predinástico así como de la cultura faraónica en general y su historia, como sería el caso de la conferencia “Aceites del Más Allá, esencias de eternidad en el antiguo Egipto”; sede de los Amigos de la UNESCO en Barcelona (2012), o el seminario de “Arte y simbolismo en el antiguo Egipto” (6 sesiones); impartida en la sede de los Amigos del antiguo Egipto del Vallés (ADAEV) en 2012, así como “El mundo divino de los antiguos egipcios. Religión y simbolismo en la tierra de los faraones” (6 sesiones); sede de los Amigos del antiguo Egipto del Vallés (ADAEV) en 2011.

A todo ello hay que añadir diversos artículos en revistas especializadas y catálogos de exposiciones. Así mismo forma parte de diversas entidades egiptológicas tanto nacionales como internacionales, además de ser miembro del grupo de investigación GESA (Grupo de Estudio de las Sociedades Africanas) de la Universidad de Barcelona y formar parte del jurado encargado de otorgar la “Beca Montornés de Investigación histórica” , beca bianual cuya finalidad es la de promover la investigación entre los jóvenes.

Información

Viernes 29 y sábado 30 de septiembre de 2017. TAES. Pasaje Ventura Feliu, nº 10 -12 bajo (46007, Valencia).



Más información

Instituto Valenciano de Egiptología

29 de agosto de 2017

Cerveza en las meriendas infantiles y otras curiosidades de la alimentación en el Antiguo Egipto


En el Antiguo Egipto los niños tomaban cerveza para merendar, existían más de 50 panes diferentes con usos diversos y fue entonces cuando se comenzó a elaborar horchata.

Son algunas de las curiosidades que se explican en “El Banquete Eterno”una actividad que cada viernes organiza el Museo Egipcio de Barcelona para mostrar la gastronomía de esta cultura (con degustación de platos incluida). Una de sus responsables, Núria Castro, egiptóloga especialista en vida cotidiana del antiguo Egipto, explica a La Vanguardia algunos datos curiosos.

Los faraones eran auténticos foodies. La comida era algo importantísimo para ellos y no solo apreciaban las cualidades gustativas de lo que se llevaban a la boca, el componente saludable era crucial.

“Contrariamente a las épocas de Grecia y Roma, cuando se comía sólo por placer, los antiguos egipcios apreciaban la comida sabrosa, pero también saludable. Tenían muy claro que la buena salud dependía de la alimentación”, cuenta Castro a Comer.

El pan era una de las bases de la dieta de los egipcios. “En el imperio antiguo se han contabilizado hasta 20 tipos diferentes de pan y en el imperio nuevo hasta 50. Dulces, salados, panes rellenos, panes para los días de trabajo, panes para las meriendas infantiles…”. Tenían un tipo de pan para cada ocasión.

¿Y las bebidas? La cerveza era la más popular del antiguo Egipto. Así como el vino se guardaba para las grandes ocasiones y solo podían tomarlo las clases más pudientes, la cerveza estaba al alcance de todos. “La tomaban hasta los niños más pequeños. Había una cerveza especial, que se tenía que tomar a cucharadas y era habitual en las meriendas infantiles”, explica la egiptóloga.

Esta frase hecha parece inventada por los faraones. La base de su alimentación eran las legumbres, los cereales y la fruta, pero también tomaban proteínas en forma de carnes y pescado de río. Entre las carnes, las más comunes y apreciadas, eran las aves. “La gente con más capacidad económica del antiguo Egipto tomaba buey, pero casi todo el mundo se podía permitir comer aves. El pato y la oca eran considerados casi tan exquisitos como la carne roja de vacuno”.

Descubren en Luxor “una de las mayores necrópolis”


Los secretos del antiguo Egipto siguen desafiando a la humanidad. Esta vez, un nuevo descubrimiento ha vuelto a poner Luxor en el mapa actualidad. El gobernador de la ciudad, Mohamed Badr, y el ministro de Antigüedades de Egipto, Khaled Al-Anani, anunciaron este domingo el descubrimiento de una nueva necrópolis arqueológica.

Por el momento, no se ha dado muchos detalles, pero se sabe que el nuevo cementerio es “todavía más antiguo e histórico que el cementerio de Osrahat”, descubierto por un grupo de arqueólogos el pasado mes de abril. En un comunicado de prensa, Anani ha explicado que el gobierno revelará nuevos detalles sobre este descubrimiento en una rueda de prensa el próximo 9 de septiembre.

El gobierno revelará nuevos detalles sobre este descubrimiento en una rueda de prensa el próximo 9 de septiembre.

El jefe de la Agencia de Antigüedades de Luxor, Mustafa Waziri, ha asegurado que esta nueva necrópolis contiene 1.400 estatuas de diferentes tamaños, así como ataúdes con sus respectivas momias.

Waziri también ha comunicado que la mayoría de los objetos encontrados, poniendo especial énfasis a las máscaras halladas en las tumbas, conservan los colores preservados durante miles de años. De esto modo, ha recalcado el buen estado de conservación de dichos elementos.

La necrópolis contiene 1.400 estatuas de diferentes tamaños, así como ataúdes con sus respectivas momias y máscaras.

27 de agosto de 2017

Zahi Hawass: “Todo podría estar perdido en los próximos 100 años”


El turismo, sin una mirada histórica, es un factor que pone en riesgo los principales recintos arqueológicos del mundo, dice uno de los arqueólogos más reconocidos del mundo.

Algo tan inocente como tocar una estatua o una pintura antigua pone en riesgo la integridad de la historia, la cual está compuesta de los vestigios que perduran en el tiempo. Zahi Hawass, reconocido arqueólogo egipcio, cuenta a Correo parte de las investigaciones en las que se encuentra embarcado.

20 de agosto de 2017

Descubren tres tumbas de época Ptolemaica en Egipto


Un equipo de arqueólogos egipcios que trabajaban en el yacimiento de Al-Kamin Al-Sahrawi, en la provincia de Al Minya (centro), ha descubierto tres nuevas tumbas de época Ptolemaica y varios sarcófagos y nichos funerarios, un cementerio que apunta a la existencia de una ciudad o asentamiento «grande» en el área, y no una guarnición militar como se había sospechado.

En el interior de las tres tumbas se ha hallado una colección de sarcófagos de diferentes formas y tamaños, así como fragmentos de cerámica que han permitido fechar el descubrimiento entre la dinastía XXVII (525 a 404 a. C.) y la época greco-romana, ha detallado el director del Departamento de Antigüedades Egipcias en el Ministerio, Ayman Ashmawy.

Las tres tumbas se han descubierto cerca de un área donde previamente se habían hallado una veintena de tumbas construidas también hacia la misma época siguiendo un diseño de «catacumbas», muy popular en los enterramientos del momento. Sin embargo, la arquitectura de las nuevas tumbas descubiertas no sigue esos mismos patrones, ha puntualizado el director de la misión arqueológica egipcia, Ali Al-Bakry.

La primera tumba se compone de un eje perpendicular excavado en la roca que conduce a una cámara funeraria en la que se han hallado cuatro sarcófagos con tapas talladas con formas antropomórficas: rostros y cuerpo que representarían a los difuntos. Junto a los sarcófagos se han descubierto nueve fosas funerarias.

La segunda tumba se dividió en dos cámaras funerarias, la primera orientada hacia el norte y donde se han hallado los restos de dos sarcófagos y seis fosas funerarias. En uno de los enterramientos se han hallado los restos de un niño pequeño, «el primero que encontramos en Kamin Al-Sharawi», ha dicho Al-Bakry.

Estudios realizados sobre los restos óseos demuestran que los huesos hallados pertenecen tanto a hombres como a mujeres y niños de diferentes edades, lo que apunta a que las tumbas «formaban parte de un gran cementerio de una gran ciudad y no sólo de una guarnición militar como se ha sugerido anteriormente».

Cuando España estuvo en la Primera División de la Egiptología


Candil en mano, Howard Carter entraba el 26 de noviembre de 1922 en las entrañas del Antiguo Egipto. Detrás llevaba pegados a Lord Carnarvon, a lady Evelyn y a Callender. Todavía tuvo que abrir un poco más el agujero por el que debían pasar e introdujo la luz, el aire caliente que salía de allí hizo tambalear la llama lo suficiente para que de primeras no se viera nada. Entonces, fue cuando los ojos tuvieron que hacerse a las tinieblas de aquel nuevo cuarto. Poco a poco se intuían animales, estatuas y un brillo especial: el del oro libre del saqueo que otras tumbas habían sufrido. Se quedó petrificado: «Un momento», para Carter; «una eternidad», para el séquito que le seguía. –«¿Ve usted algo?», preguntaba ansioso el patrocinador de la expedición, Carnarvon. –«Sí... cosas maravillosas», respondió el arqueólogo (diálogo que se recogía en «Discovering Tutankhamun», 2014). Tenían ante sí la mayor colección de antigüedades egipcias jamás encontrada.

Tras años de búsqueda, Carter daba con su Santo Grial: la tumba KV 62, la del niño faraón, la de Tut-Ankh-Amen, la de Tutankhamón. «El descubrimiento que reescribió la historia del Antiguo Egipto» –comenta Hirsham el-Leithy, director del Centro de Documentación de Antigüedades Egipcias– y que hizo eternos dos nombres: el del soberano egipcio y el de Carter. Ahora, Myriam Seco y Javier Martínez Babón se han propuesto sumar una tercera rama a la pareja, al menos en su tierra: Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, XVII duque de Alba. «El faraón y el arqueólogo se han convertido en iconos universales y es objetivo de esta obra que la impagable aportación del duque al desarrollo cultural empiece a ser valorada como se merece en España», justifican en «Tutankhamón en España. Howard Carter, el duque de Alba y las conferencias de Madrid» (Fundación Lara). Tres figuras que los autores han querido unir, como ya hizo la historia

en los años 20 del siglo pasado, con lazos comunes: «La memoria Tutankhamón fue oscurecida por el general Horemheb cuando este accedió al trono de Egipto; Carter fue cuestionado por algunos colegas, incluso después de su extraordinario hallazgo, y la dedicación de don Jacobo a la cultura, cuando por posición no tenía ninguna necesidad, es prácticamente desconocida para la mayoría». Por ello se han propuesto reivindicar en este libro de divulgación –premio Manuel Alvar de

Estudios Humanísticos 2017– a un duque de Alba que «situó a España en la Primera División de la Egiptología», cuentan. Su nieto Carlos, actual poseedor del título nobiliario, le define en el prólogo de la obra como un «impulsor entusiasta de muchas de las grandes empresas culturales durante la llamada Edad de Plata de la cultura española» y narra cómo

9 de agosto de 2017

''A veces uno encuentra lo que no está buscando: eso es serendipia''


Según José Manuel Galán, la vida del egiptólogo puede no ser tan emocionante como uno se imagina: este científico dice que dedica mucho más tiempo a buscar dinero para su proyecto que a excavar.

Cuando empezó a excavar la tumba, buscaba alguna pista sobre su dueño. Encontró eso y mucho más: la biografía del difunto (un noble egipcio con inquietudes literarias), una cámara sepulcral con las paredes cubiertas de inscripciones, cientos de momias de animales y hasta un jardín funerario. José Manuel Galán, miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dirige el Proyecto Djehuty en Luxor desde 2000.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Animales sagrados del Antiguo Egipto (Museo Egipcio de Barcelona). Del 22 de febrero al 30 de septiembre de 2017.